Facebooktwitterlinkedinmail

La mejor manera de hacer un cambio en nuestra vida es hacerlo desde el alma. Y ¿Cómo lo hacemos? aquí te lo explico.

Para hacer ese cambio muchas veces nos hacemos las siguientes preguntas:

  • ¿Por dónde empezar?
  • ¿Cuál es el camino que debo seguir?
  • ¿Cuál será mi verdadera misión?
  • ¿Cómo reinventarme y sentirme plena al mismo tiempo?

Yo era una de las personas que me hacía constantemente estas preguntas y llegué a la conclusión de que la motivación que me inclinaba a un cambio era el de cambiar mi realidad en 180 grados. Lo que vivía en ese entonces, ya hace más de 10 años, era una insatisfacción total, especialmente con mi trabajo, pues ya no me aportaba nada nuevo, es más, me generaba mucha frustración y sentía que si seguía por ese camino me iba a terminar enfermando. 

Ante mi experiencia de vida y para que puedas empezar a hacer un cambio de vida de forma exitosa, es necesario pasar por estos 3 pasos esenciales:

1. Evalúa tu vida hasta este momento y límpiala de todo lo que no te sirve, sanando tu Ser entero.

Para lograr esto debemos partir de la premisa que somos seres completos y únicos, que somos seres espirituales viviendo una experiencia terrenal y no a la inversa. Que somos un todo, cuerpo, mente y alma. Ahora la pregunta clave que debes hacerte es la siguiente: ¿Por qué pienso o siento que necesito cambiar mi vida? Esta pregunta es muy importante porque te ayudará a clarificar lo que verdaderamente crees que está mal en tu vida y te ayudará a detectar que círculos aún no has cerrado, que bloqueos tienes, etc. Para hacer un cambio radical es necesario entender lo que vivimos en el pasado, cerrar los capítulos que haya que cerrar, resaltar las lecciones aprendidas e iniciar este nuevo camino. Hablando de cerrar capítulos me refiero no solo a las tareas que tengas pendiente por hacer o completar, sino también a esas situaciones no resueltas con los demás o contigo mism@, ya sea por falta de perdón, por evadir responsabilidades, por no dedicarles el tiempo, etc. En esta etapa es bueno que investigues si tienes bloqueos de los cuáles es necesario liberarte, descubrir cuál es la lección de vida de lo que viviste en el pasado, que porcentaje de la lección ya has aprendido, sanar lo que sea necesario incluso lo que has detectado que no puedes cambiar por cuenta propia. Todo esto lo puedes conseguir a través de la Sanación Akáshica y Terapia de Respuesta Espiritual -TRE

¿Qué pasa cuando mantenemos situaciones no resueltas en nuestra vida? Mental, emocional y energéticamente estamos atadas a eso no resuelto, y aunque a simple vista no nos demos cuenta, esa atadura existe e impide que avancemos en nuestra vida. Es imprescindible mantener la coherencia entre lo que pensamos, lo que sentimos, lo que decimos y hacemos. Muchas veces un área de nuestra vida se estanca o bloquea porque en otras áreas no actuamos con coherencia.

Las preguntas que te pueden servir para evaluar tu situación actual son las siguientes:

  1. ¿Qué es lo que fervientemente deseo para mi vida?
  2. ¿Qué me impide conseguir lo que deseo?
  3. ¿A qué le temo?
  4. ¿Que me está deteniendo?
  5. ¿Que me motiva a perseguir mi sueño?
  6. ¿Que oportunidades veo para mí?
  7. ¿Qué necesito para comprometerme a iniciar mi cambio?
2. Descubre cuál es tu camino, el propósito de tu alma.

Para hacerlo es necesario que descubras cuál es tu Misión de vida. El alma tiene como Misión dos cosas:

  • Aprender una o varias lecciones y sanar lo que no pudo sanar en vidas pasadas, para liberar el karma. Para detectar cuales son las lecciones que tienes que aprender, es necesario que mires tus problemas de la vida como las pistas para llegar a conocerlas. A través de tus registros akáshicos puedes encontrar las respuestas y sanación que necesitas.
  • Trabajar o dedicarse a lo que realmente le hace feliz con el fin de ayudar a otros con su labor. Para trabajar o dedicarte a lo que te hace feliz,  es necesario que conozcas cuál es tu propio brillo personal, descubriendo tus talentos y habilidades, sabiendo cuáles tienes activos y listos para desarrollar, y cuáles están bloqueados y necesitan ser liberados.

Los Dones o talentos, son en realidad, regalos que Dios nos ha dado, pero que nuestra Alma por alguna razón los ha bloqueado para esta encarnación. Posiblemente, se debe a que el alma consideró que aún no había aprendido una lección y con el don bloqueado generaría experiencias que le ayudarían a aprender más rápidamente.

3. Enfócate en lo que deseas.

Una vez limpiado tu camino de lo que no te sirve, de haber definido tu misión de vida, descubierto tu propio brillo personal y, reconocido y desbloqueado tus dones, estás list@ para establecer metas enfocadas en lo que realmente deseas. El enfoque te permitirá centrarte en tu objetivo, con acciones claras y bien definidas, dirigiendo toda tu energía a conseguirlo, para que este proceso de reinvención se inicie con satisfacción plena. Si no te enfocas pierdes energía, tiempo, recursos y corres el riesgo de desviarte del camino.

¡Espero haberte ayudado a que puedas iniciar un nuevo camino! Ahora, si te das cuenta que estás viviendo algo a lo que no le encuentras lógica, te bloqueas, el temor aparece, sientes que no avanzas, que no sales del problema, entonces solo pide ayuda, encuentra la causa, motivo o razón que te aqueja y libérate, hay un camino, una forma muy amorosa y rápida de hacerlo y terminar con sufrimientos innecesarios, con dolencias, con problemas económicos, laborales, de pareja. Hay una camino rápido y efectivo para sanar tu Cuerpo, tu Mente y tu Alma.

Y si deseas recibir artículos, tips e información para transformar tu vida y conseguir el bienestar que te mereces, ingresa aquí:

Por ahora, me despido deseándote mucho amor y conexión con tu Ser Divino.

Terapeuta transpersonal y Coach de vida.

Facebooktwitterlinkedinmail

WhatsApp chat